Un campeon en la sala de espera

El Real Madrid acaricia la Liga con las yemas de los dedos tras vencer al Athletic por 3-0 en un Santiago Bernabéu que se quedó con las ganas de celebrar la fiesta del título de Liga. El aguafiestas oficial fue el Villarreal, que venció al Betis a domicilió y aplazó los fastos. La actitud de los jugadores blancos provocó que el fastidio innegable fuese pasajero. El Real Madrid estaba dispuesto a cumplir su parte del trato y se encargó a demostrarlo desde el principio. Salieron los blancos a por todas y se encontraron con un rival que encaró el partido de frente, sin achantarse un pelo.

A los trece minutos, la resistencia bilbaína sufrió el primer contratiempo tras un remate de Robinho que no acertó a atrapar Armando. Saviola, que volvía al once tras un periodo de inactividad llamativo, ejerció de ‘Conejo’ y empujó el primero. Nada se le puede reprochar al argentino, que saltó al terreno de juego con la ilusión de un chaval dispuesto a aprovechar la oportunidad brindada por Schuster. Crecido, se marcó una de las jugadas del partido por la izquierda pero Robinho desaprovechó el regalo ante Armando.

A la media hora, los focos del partido cambiaron de portería y alumbraron a un Casillas con pinta de imbatible. Si en Santander andó algo despistado, ante el Athletic hizo un partido perfecto. En cinco minutos, evitó tres veces el empate vizcaíno. Primero voló para sacar junto al larguero un cabezazo envenenado de Etxeberría. Acto seguido, repelió un remate de Garmendia desde fuera del área. Y después, la guinda con una mano providencial en el lanzamiento de penalti de Garmendia. El Athletic se marchó al descanso con la sensación de que Casillas era infranqueable y el Real Madrid se dio cuenta de que tenía que apretar un poco más para dejarse la Liga en bandeja.

Robben e Higuaín escribieron los créditos

Lo hizo ante un Athletic que dispuso de la última bala para empatar en un remate de Gurpegui, que volvía tras dos años de sanción por dopaje y a punto estuvo de celebrarlo con un gol. El paso de los minutos fortaleció la resistencia defensiva (bien Pepe y enorme Heinze) y agudizó la puntería del Real Madrid, que avisó del segundo en varias contras montadas con orden y criterio. A falta de 18 minutos, Schuster movió su tablero para dar jaque al Athletic. Entraron Higuaín y Robben por Raúl y Robinho y el resultado fue demoledor. Guti abrió bien a la derecha, Higuaín centró con viveza al área y apareció Robben para conectar el 2-0. El tercero llegó de carrerilla por mediación de Higuaín, que se vio solo dentro del área ante Armando y definió sin que le temblasen las piernas, con la confianza que da ver puerta con asiduidad últimamente.

Quedaba cuarto de hora pero el partido estaba visto para sentencia. Lo mismo que la Liga a falta de cuatro jornadas. El nombre del campeón parece claro. Sólo falta colocar la placa y firmar en la hoja de entrega.

Para ver el resumen pincha aqui

Fuente: http://www.marca.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: